HISTORIA

55 años de historia

Restaurante La Entrada abre sus puertas en mayo de 1996. La necesidad de ofrecer un lugar acogerdor y una amplia terraza en un espacio natural para disfrutar de la cocina tradicional española en Torrelodones hace que Justo Nieto (que desde 1960 dedica su esfuerzo al servicio de los demás en el ámbito de la hostelería) se apresure en reformar una antigua casa de piedra en la entrada de la hermosa villa torresana.

Con una personalidad propia y mucho gusto en el hacer de su cocina se inicia un periodo de éxito y satisfacción de la clientela, que disfruta de un espacio para la celebración de momentos especiales. Es una bonita historia la que se crea entorno a este proyecto, siendo los clientes quienes la protagonizan.

El 5 de agosto de 2005 un espectacular incendio en el edificio arrasa con nueve años de momentos e ilusiones vividas. El esfuerzo de una vida se ve castigado inexplicablemente, lo que obliga al propietario plantearse la decisión de abandonar. Sin embargo son muchas las muestras de apoyo y cariño recibidas por clientes, amigos y familiares, que hacen recuperar la ilusión a Justo, que rápidamente pone en marcha un equipo junto con sus hijos para reconstruir el sueño vivido que habían sido aquellos nueve años. Pudieron ser recuperados los antiguos muros de piedra, entre los cuales se han seguido manteniendo los valores y principios del proyecto puesto en marcha originalmente.

Tras una obra respetuosa con los recuerdos, vuelve a ser en mayo, esta vez de 2006 cuando se inaugura un nuevo periodo en la historia del restaurante. Esta vez serán los hijos junto a Justo quienes se comprometan a continuar con el esfuerzo, estando día a día para mantener la apuesta realizada, ofreciendo como siempre la mejor calidad en el género con la mejor elaboración tradicional en la cocina, el trato personalizado a los clientes y el ambiente más familiar y acogedor.

Justo Nieto

Justo Nieto

Es importante resumir la trayectoria de Justo Nieto para entender la esencia del restaurante La Entrada.

Natural de Ayllón, un pequeño pueblo en la provincia de Segovia y criado en el seno de una familia del medio rural, Justo decidió trasladarse a Madrid por entonces tierra de oportunidades en la España de la escasez. Lo que no sabía es que su primera ocupación laboral iba a ser lo que le formaría para poner en marcha su exitosa carrera profesional.

Era Madrid en los años 60, tras la barra de un bar en la colonia del Tercio Terol, donde el esfuerzo del día a día y el trato con la gente hizo comprender a Justo, el difícil pero gratificante mundo de la hostelería.

Pasó poco tiempo, no obstante fueron abundantes anécdotas, vivencias y experiencias ocurridas que hicieron madurar la idea de este humilde muchacho de 16 años de establecerse por su cuenta. Junto con sus hermanos y el dinero ahorrado consiguieron abrir la primera cafetería llamada “Los Cuatro Hermanos”. Su segundo establecimiento fue el Mesón del Champiñón en el Madrid de los Austrias. Con muchas ganas e ilusión fueron abriendo otros afamados establecimientos ya en los años 70, Cafeterias Hiroshima y Salones de Boda Hiroshima que daban lugar a la celebración de 300 bodas cada año.

En los 80 se puso en marcha el Mesón Rincón de la Cava y el proyecto de la celebración de bodas fuera del ámbito urbano, por lo que a principios de los 90 se creó el Catering Torresol ofreciendo un distinguido servicio en la Finca los Jarales hasta el día de hoy.

Pero es en 1996 cuando decide ofrecer a su clientela de siempre un restaurante a la carta reuniendo toda la experiencia de su trayectoria, de este modo se inaugura un nuevo periodo de satisfacciones entorno al Restaurante La Entrada. Este periodo se ve entorpecido por aquel incendio de la madrugada del 5 de agosto de 2005, no obstante es un obstáculo superado en menos de diez meses, tras el cual se reinaugura el restaurante y se recuperan y mantienen las ilusiones de este hombre hasta el dia de hoy.

Por su esfuerzo y su dedicación, por su entrega e ilusión Justo es galardonado en 2010 con el premio Lodon de Oro otorgado por la Asociación Empresarial de Torrelodones, siendo una motivación más para él y sus hijos en seguir trabajando y hacer posible momentos de felicidad para los demás.

Cantacto

Contacte con nosotros

Start typing and press Enter to search